La representación de la historia de la medicina se vuelve más difícil en el siglo XIX. Los descubrimientos se multiplican y la cantidad de médicos eminentes es tan grande que la historia puede convertirse en una serie de biografías. Sin embargo, es posible discernir las principales tendencias en el pensamiento médico moderno.